Tener un aborto no afecta negativamente a la salud mental de las mujeres, ni en el momento del aborto ni cinco años después del mismo. Así lo publica Archives of General Psychiatry, ““Salud mental de las mujeres y su bienestar 5 años después de haber abortado: un estudio longitudinal y prospectivo” en un análisis de la ANSIRH, Estudio Turnaway.

Los resultados apuntan a que tener un aborto no afecta a la salud mental de las mujeres, ya sea en el momento del aborto o más de cinco años después de recibir la atención del aborto. También se encontró que negar a las mujeres el aborto tiene consecuencias negativas para su salud mental y el bienestar a corto plazo.

El estudio refleja también que no se encontraron pruebas de que las mujeres que abortan tengan riesgo de desarrollar depresión, ansiedad, baja autoestima o menos satisfacción con la vida como resultado del aborto, ya sea inmediatamente después o durante un máximo de cinco años después del aborto. Sin embargo, las mujeres que no tuvieron acceso a un aborto tenían más ansiedad, baja autoestima, y menos satisfacción con la vida inmediatamente después de que les rechazaran el aborto. Durante los cinco años siguientes, los síntomas de ansiedad y depresión disminuyeron y la autoestima y la satisfacción con la vida mejoraron significativamente, tanto para las mujeres que recibieron atención para un aborto y para las mujeres que se les negó la atención.

Este estudio proporciona la mejor evidencia que tenemos hasta la fecha sobre los efectos en la salud mental tras un aborto, al comparar a las mujeres que tuvieron asistencia para  un aborto y aquellas a los que se les negó, y las consecuencias después de cinco años.

Ver la publicación en el Archives of General Psychiatry.

Compartir: