Compartir:

Provenientes de zonas rurales pobres, la mayoría de esos niños son explotados por turistas de EE.UU.

Por Gabriel León Zaragoza

Asociada a factores como altos índices de pobreza, principalmente en zonas rurales con bajos niveles educativos, la prostitución de menores en México ha crecido al grado de que a escala mundial el país es visto como destino de turismo sexual y como el segundo con mayor producción de pornografía infantil, destaca la Red de organizaciones trabajando para la eliminación de la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes (ECPAT, por sus siglas en inglés), en su informe Global Monitoreo.

Puntualiza que el turismo sexual “es un problema que afecta los grandes polos turísticos de la nación, como Tijuana, Cancún y Acapulco, este último conocido como el Bangkok de Latinoamérica”. Refiere que estas ciudades acogen a miles de menores “atrapados en prostitución, en su mayoría explotados por visitantes provenientes de Estados Unidos”.

“La mayoría de los turistas sexuales proceden de Estados Unidos, Inglaterra, Holanda y Alemania, y no tienen un perfil determinado, ya que pueden ser desde pederastas hasta clientes ocasionales”, precisa.

En su reporte sobre México (que recoge cifras y valoraciones de estudios y análisis institucionales y académicos) se recomiendan al gobierno federal 15 acciones prioritarias que “debe realizar en asociación con organizaciones de la sociedad civil y otros actores pertinentes para combatir los delitos de explotación sexual comercial” de infantes.

De acuerdo con la ECPAT, que posee estatus consultivo ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (Ecosoc), a pesar del reconocimiento de la existencia de la explotación sexual comercial de menores en México, no hay estadísticas que informen sobre su extensión, y los referentes son estimaciones que hablan de 5 mil a 80 mil casos “en sólo algunas de las principales ciudades y/o municipios del país”. Destaca que las desigualdades en zonas urbanas respecto a las oportunidades que existen entre los municipios, ciudades y regiones del país crean flujos migratorios hacia las grandes ciudades, lo que incrementa la vulnerabilidad de los niños que se ven en la necesidad de salir de sus lugares de residencia.

Según el documento, también se observa un creciente número de casos en zonas rurales que presentan niveles educativos bajos, la mayoría de los cuales son “intercambios o compraventa de personas menores de edad, o simplemente el ‘préstamo o la encomienda’ de niños, niñas y adolescentes a otros adultos para alejarlos de la pobreza, aunque al final éstos son trasladados a otros lugares para su futura explotación”.

Refiere que en México, dichas prácticas subsisten debido a la falta de la aplicación de un marco legal consistente y al desconocimiento de la población sobre la existencia de esta problemática y sus consecuencias.

En torno a la explotación sexual en las fronteras del país, expone que la del norte es “susceptible” a la trata de niñas, que en su gran mayoría proceden de Centroamérica, donde fueron “vendidas” a bares, mantenidas en situación de esclavitud y obligadas a cubrir diversos gastos y consumir drogas. “Además, se reporta que los dueños de muchos de esos bares son diputados, banqueros, alcaldes y personas de influencia que actúan en la sombra y obtienen importantes ingresos”.

La red internacional de organizaciones individuales, que trabajan en conjunto para la eliminación de la prostitución y la pornografía infantiles, así como el tráfico de niños y niñas con propósitos sexuales, destaca que el turismo sexual de menores “puede ocurrir en forma organizada y sistemática”, al grado de que páginas de Internet señalan a México como “sitio ideal” para este fin.

Lamenta que a pesar de que se tiene conocimiento de dicha problemática, “no se puede actuar con contundencia jurídica, pues aún existen grandes vacíos legales para identificar y sancionar delitos cibernéticos y asociados, como la distribución de material pornográfico”, lo cual “contribuye al incremento de la oferta” y que su venta sea abierta y pública, como ocurre en Tepito y La Merced.

De acuerdo con la UNICEF y la organización ECPAT (End Child Prostitution, Child Pornography and Trafficking of Children for Sexual Purposes), 23 países encabezan las listas de tráfico de menores y prostitución infantil en el mundo, entre ellos México.

México: Unos 20 mil menores han sido víctimas de prostitución infantil desde el 2005, de acuerdo a datos del DIF. Tijuana, Acapulco, Cancún y Guadalajara son las regiones que más presentan este problema.

Guatemala: Los turistas canadienses o estadounidenses aprovechan su estatus económico para comprar favores sexuales en países del norte, centro y Sudamérica. Organismos gubernamentales guatemaltecos buscan erradicar el problema en este país.

Compartir: