Compartir:

Gracias a una investigación impulsada por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y el Colegio de México (COLMEX) se pudo determinar que las mujeres indígenas se enfrentan a mayores obstáculos a la hora de encontrar un empleo; de acuerdo con las conclusiones del estudio, estas limitantes están sustentadas en la discriminación y prejuicios de los empleadores.

Eva Arceo Gómez y Raymundo M. Campos Vázquez, investigadores que lideraron esta indagación, diseñaron un experimento para entender la extensión de la discriminación laboral al momento de solicitar un trabajo.

El experimento versó en enviar 800 currículums a 1000 empresas con vacantes que necesitaban nula o poca experiencia laboral. Los currículums eran idénticos en contenido y sólo variaba alguna característica sobre la persona, como el género o su fotografía; en este caso había cuatro variantes: sin imagen, una persona con “rasgos indígenas”, una persona con “rasgos mestizos” y una persona con “rasgos caucásicos”.

El objetivo era determinar el número de veces que llamaban a cada perfil y, en caso de que hubiera diferencias, analizar cuáles eran las causas.

Algunos de los resultados obtenidos en la investigación señalan que una mujer con rasgos indígenas tendría que enviar 28.4% más solicitudes que una mujer blanca y 15.5% más que una mujer con rasgos mestizos.

En este caso, el perfil de “mujer soltera” presentó mayores ventajas, mientras que las mujeres casadas necesitarían enviar 23.3% más solicitudes que la anterior.

Para llegar a estas aseveraciones, el estudio incorporó otros factores que podrían afectar las posibilidades de ser llamado a una entrevista, tales como edad, estado civil, conocimiento del idioma inglés, haber asistido a una escuela privada, haber recibido becas y la disponibilidad de tiempo.

Las situaciones de desventaja no se encontraron en hombres, por lo cual, de acuerdo con las conclusiones de la investigación, la discriminación sustentada en la apariencia y el estado civil tiene un componente sexual o está relacionada con la idea de la maternidad.

El artículo 123° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala que toda persona tiene derecho a un trabajo digno; asimismo, la Ley Federal de Trabajo lo posiciona como tal y establece que no podrán fundarse distinciones entre los trabajadores por motivos de raza, sexo, edad y/o condición social.

Con información de Milenio.

Compartir: