A pesar de que los consultorios anexos a farmacias se han convertido en un verdadero negocio (como resultado del bajo costo al que se ofrecen las consultas médicas), esto no parece ser del todo benéfico para los profesionales de la salud y la población en general, cuyo trabajo se encontraría supeditado a los intereses de las propias farmacias según aseguró la Academia Mexiquense de Medicina AC.

Ante tal panorama es la propia institución la que hace un llamado “urgente” para que la Secretaría de Salud regule dichos establecimientos donde convierten a los médicos en obreros sobre explotados”.

Muchos pacientes están contentos con este servicio porque les resuelven su mal rápidamente y no pagan mucho por la consulta. Y si bien son un aliado en el primer nivel de atención, es pertinente que las autoridades sanitarias vigilen, regulen y obliguen a que médicos que atienden estos consultorios se actualicen”, dijo Víctor Torres Meza, vicepresidente de la mencionada asociación civil.

Consideró que el primer nivel de atención es muy importante para cualquier sistema de salud.

Si el sistema público no lo resuelve, entonces las instancias privadas sí lo hacen y por ello la demanda de este sector tuvo un incremento de hasta 400 por ciento.

Víctor Torres Meza mencionó que no existen razones para ver a los médicos de farmacias como enemigos, sino “cercanos al resto de los profesionales de la salud, pues “al final de cuentas ellos también tratan las mismas patologías”.

Médicos de similares obedecen a intereses de las farmacias

La Academia Mexiquense de Medicina invita a los médicos que trabajan en esos consultorios a que se actualicen y a que se capaciten para que tengan un mejor desempeño y mejores oportunidades de trabajo.

Sin embargo, agregó que sí existe un gran problema con esta clase de consultas “exprés”, pues “no son muy formales. Una consulta como tal requiere una entrevista minuciosa y la mayoría de las veces los médicos de similares son recién egresados que no tienen la preparación suficiente y lo más grave, es que recetan lo que la farmacia quiere, es decir responden a intereses empresariales y no a lo que su consideración, necesita el paciente”.

Víctor Torres Meza aseveró que los médicos de similares “trabajan para la farmacia y ellos obedecen a lo que el negocio dicta que se debe recetar. Por esta razón, aunque ellos cobran 20 pesos la consulta, los médicos cobran una comisión por medicamentos vendidos”, finalizó.

Con información de saludiario.com

Compartir: