El 23 de junio del pasado año, Ethan Stables de 20 años, fue detenido mientras caminaba al bar New Empire, ubicado en la ciudad de Barrow en Inglaterra, lugar en el que se celebraba un evento del orgullo gay.

Los oficiales retuvieron al joven después de recibir información de un usuario de Facebook que había leído una publicación de Stablesen la que afirmaba que estaba “yendo a la guerra” y que “planeaba masacrar a cada uno de los bastardos homosexuales”.

Aunque al momento de ser detenido el hombre estaba desarmado, más tarde la policía encontró un hacha, un machete y otras armas en su domicilio.

Recientemente, Stables, quien fue diagnosticado con un trastorno del espectro autista, fue condenado por preparar actos de terrorismo y amenazas de muerte. En su defensa, el joven de 20 años declaró que él mismo era bisexual.

Ethan afirmó que sus comentarios racistas y homofóbicos fueron emitidos con el propósito de encajar con las personas con las que se relacionaba en línea, además dijo ser políticamente liberal y que se consideraba bisexual al haber tenido experiencias sexuales con hombres.

Según los testimonios de Elaine Asburry, madre de Stables, el acusado adquirió conductas radicales tras visitar a su novia en Alemania. La mujer, quien dijo haber recibido escaso apoyo de los servicios de salud mental en el cuidado de su hijo, manifestó haberlo echado de su casa a los 17 años cuando éste la amenazo con decapitarla y quemar la casa.

Durante el juicio, el abogado del joven lo describió como “solitario y errante”; en contraste, su padrino Phillip Loveless, quien es homosexual, le dijo al jurado que no creía que Stables fuera homofóbico. “Tengo un sexto sentido para ese tipo de cosas” declaró a las autoridades.

Sin embargo, al jurado se le mostró un video en el que el joven aparece quemando una bandera con los colores del arcoíris mientras decía: “Mira ese arcoíris, mucho mejor cuando está en llamas. Es como las personas homosexuales, son mucho mejor cuando están en ardiendo”.

La corte reveló que Stables había intercambiado mensajes con extremistas en los que culpaba a “maricas, negros y a la Ley de Igualdad” por el hecho de estar desempleado. En sus mensajes, el hombre manifestó su odio hacia los musulmanes, así como su deseo por combatir minorías a las que considera peligrosas.

“Mi país está siendo violado… podría convertirme en un cabeza hueca y matar gente”, sentenció.

Con información de The Guardian y Metro

Compartir: