México de Colores es una compañía de danza mexicana que no sólo conjunta el cabaret, el teatro, el folclore y la sátira, sino que a través de sus coreografías busca dar visibilidad a la población LGBT y exponer la diversidad sexual que existe a lo largo del país.

Las filas de bailarines de esta compañía están conformadas en su mayoría por hombres homosexuales que recurren al travestismo para dar un giro cultural a la danza mexicana.

“Aquí no basta con sólo aprenderse los bailes, hay que transformarse. Los bailarines tienen que aprender a maquillarse, a andar en tacones y con ellos zapatear y hacer vueltas. Tienen que depilarse y arreglarse”, declaró Carlos Atúnez, director de la compañía.

Fundada en 2012 por Atúnez, esta agrupación tiene como propuesta “presentar a la comunidad gay de cada región” y trasladar al espectador a diferentes lugares y tradiciones de México.

El fundador señala que la compañía es una forma de celebrar lo que son a través de la danza y transmitir la alegría por medio de una expresión artística que es propia de México.

“Somos una compañía que tiene seis años de haberse formado, que anda por todos lados, tratando de que la gente nos vea, conozca el espectáculo y propuesta. Nuestro objetivo es visitar todos los rincones de nuestro país y llevar esta apertura que tenemos en la Ciudad de México, donde los derechos de los gay son respetados”, declaró Atúnez.

Además agregó: “A la fecha llevamos más de 300 funciones. Nos hemos presentado en prácticamente todas las universidades de la Ciudad de México, teatros, explanadas, foros, conferencias, y en todo lo que tiene que ver con Derechos Humanos, diversidad, y equidad de género, siendo el más relevante el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris”.

La vestimenta es uno de los aspectos más característicos de esta compañía, que, junto a Cebra Danza Gay, conjuntan lo tradicional con la cultura gay y el travestismo. Además utilizan música tradicional de prácticamente todo el país, entre ellos la banda y el mariachi

Quienes integran la agrupación señalan que se trata de un espacio para la inclusión, cuyos únicos requisitos para ingresar son la pasión por la danza y creer en el derechos a ser ellos mismos.

“La orientación sexual no define si alguien es buena o mala persona, si está apto para algo o no. Nosotros somos artistas y queremos ser valorados por eso”, señala el director en entrevista en RT.

Además agregó: “Yo sé que muchos gays, en el fondo, tienen el temor de no estar en lo correcto si aceptan sus preferencias sexuales. Un primo mío, homosexual, murió hace muchos años y mi tía me confesó que su mayor temor era que su hijo se hubiese ido al infierno. Yo quiero que quien venga a vernos entienda que no hay que sentirse culpable, que el amor es para”.

Con información de RT. Imágenes de México de Colores.

Compartir: