Luego de dos años de un enfrentamiento legal en contra de Cristo Vive, una organización religiosa que afirma haber curado a personas homosexuales y que constantemente emite discursos de odio en contra de las personas de la diversidad sexual y de género, un juez desestimó las denuncias emprendidas por activistas a favor de los derechos de las personas LGBT en Saltillo, Coahuila, quienes aseguraron que la asociación religiosa incurría en actos discriminatorios a través de sus pronunciamientos homofóbicos.

De acuerdo con el fallo, los integrantes de la organización religiosa actuaron de acuerdo con sus valores y sin la intención de discriminar al hablar sobre la adopción y los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Eduardo Pacheco Ortiz, representante legal de Cristo Vive, señaló que siempre defenderá “los valores de la familia tradicional”.

“Nosotros estamos convencidos de lo que dice la biblia, que Dios creó el universo y con él un orden, mandatos y un modelo de familia compuesto por papá, mamá e hijos. El hombre con el hombre no produce, la mujer con mujer no produce, y ahí se puede extinguir la humanidad”, señaló Pacheco Ortiz sobre el fallo a su favor.

Asimismo, señaló que con la resolución quedó claro que los miembros de la iglesia no se opusieron al matrimonio homosexual, así como tampoco manifestaron estar en contra de la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo. El representante de Cristo Vive señaló que sus opiniones no fueron un asunto de discriminación, sino por una doctrina religiosa.

La demanda en contra de la organización data de 2016 y fue emitida por un grupo de activistas LGBT después de que la iglesia hiciera comentarios condenando el matrimonio gay y la adopción gay. Esa no ha sido la única ocasión en la que la organización emite este tipo de posicionamientos.

En 2016, Pacheco Ortiz afirmó que su organización ha “curado” a al menos 40 hombres de la homosexualidad a través de “la palabra de Dios contenida en la biblia”. Asimismo, en 2017 la organización colocó anuncios en los alrededores de la iglesia, reportados principalmente en la calle Carlos Salazar de la colonia Landín, los cuales emulaban señalamientos viales que estaban acompañados de los mensajes “Homosexuales no” y “No relaciones ilícitas”.

Los anuncios fueron colocados en el marco de la conferencia HUYE, dirigida a jóvenes con el fin de alejar a los jóvenes de las drogas y la homosexualidad. Como resultado, la organización civil San Aelredo presentó una demanda por discriminación ante Dirección para Promover la Igualdad y Prevenir la Discriminación.

En 2015 la Cristo Vive recibió una multa de 16 mil pesos por parte de la Dirección para Promover la Igualdad y Prevenir la Discriminación en Coahuila, instancia que determinó que diversas posturas de la organización son homofóbicas y atentan contra las personas LGBT.

Con información de Vanguardia y Segundo Enfoque. Imagen tomada de El Heraldo.

Compartir: