Indígenas purépechas del municipio de Cocucho, en Michoacán, acordaron no permitir la instalación de las casillas electorales para las votaciones del próximo 1 de julio por considerar que los partidos políticos “dividen a los pueblos”.

Los habitantes de Cocucho agregaron que los tres niveles de gobierno les han negado parte del presupuesto que les corresponde y los discriminan políticamente, por lo que notificaron al al Instituto Nacional Electoral y al Instituto Electoral de Michoacán que impedirán la instalación de las casillas, así como pidieron respeto a su decisión.

“La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos reconoce y garantiza en el artículo 2, fracción A, el derecho de los pueblos y las comunidades indígenas a la libre determinación y, en consecuencia, a la autonomía”, recordó Pável Guzmán, asesor del Consejo Supremo Indígena de Michoacán.

De acuerdo con Guzmán, la decisión también está respaldada por el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales, firmado y ratificado por el Estado mexicano.

Cocucho se une a las siete localidades afiliadas al Consejo que no permiten la colocación de propaganda partidista ni actividades de proselitismo. Las otras comunidades son Aranza, Zopoco, Santa Fe de la Laguna, Sevina, Urapicho, San Felipe de los Herreros y San Benito.

Compartir: