Ezekiel Mutua, funcionario de Kenia que encabeza la Junta de Clasificación Cinematográfica del país (KFCB), dijo que organizaciones extranjeras llegan a las aldeas a persuadir con dinero a las juventudes para que sean gay, y calificó a la homosexualidad como un “acto perverso”.

“Estos mzungus (personas de ascendencia europea) que traen y patrocinan esta práctica en Kenia deben saber que estamos atrincherados en nuestra moral y principios africanos que retratan la decencia sexual. Nuestros padres anteriores no practicaron la homosexualidad”, dijo el funcionario.

Mutua dijo que de forma voluntaria renunciaría a su carrera con tal de luchar para que “esa propagación (la homosexualidad) no se convierta en el orden del día” en Kenia. Además, busca que se investiguen a las organizaciones no gubernamentales extranjeras que operan en el país.

CENSURA Y HOMOSEXUALIDAD EN KENIA

“Rafiki” es una película que narra la historia de atracción erótico-afectiva entre dos mujeres jóvenes de Kenia, y es el primer largometraje keniano seleccionado para el Festival de Cine de Cannes, en Francia.

La directora y coescritora de la cinta, Wanuri Kahiu, dijo que estaba “increíblemente decepcionada” por la decisión que la Junta de Clasificación Cinematográfica de Kenia (KFCB) tomó al “restringir” la cinta, pues, según esa institución, el filme tiene “una clara intención de promover el lesbianismo en Kenia, lo cual es contrario a la ley”.

“El nombre de la película debe cambiarse a ‘Inmoralidad’, porque eso es lo que es. Es tan sucia. No vamos a permitir que se vea”, dijo en su cuenta de Twitter Ezekiel Mutua, dirigente de la KFCB.

Con información de Gay Star News.

Compartir: