Una mujer transgénero logró amamantar a su bebé después de someterse a un tratamiento hormonal; se trata del primer caso en su tipo en todo el mundo.

La mujer de 30 años, de quien se no se conoce más información, acudió al Centro de Cirugía y Medicina Transnacional Mount Sinai, en Nueva York, con el objetivo de poder amamantar a su futuro hijo, pues su pareja, quien estaba embarazada, decidió no hacerlo.

En dicha clínica, la madre conoció al doctor Zil Goldstein y a la enfermera Tamar Reisman, quienes fueron los encargados del programa que permitió que la mujer pudiera alimentar a su hijo durante sus primeras 6 semanas de vida.

El procedimiento que posibilitó la lactancia inducida consistió en el consumo de tres dosis de 10 miligramos de domperidona al día y el uso de un extractor de leche en cada ceno durante cinco minutos tres veces al día.

Después de 3 meses y medio, las dosis de domperidona, progesterona micronizada y estradio fueron incrementadas y disminuidas en proporción a la extracción de leche. Al nacimiento del bebé, la paciente se convirtió en su única fuente de nutrición.

Según lo declarado por Reisman y Goldstein en la revista Transgender Health, la mujer había seguido un régimen de hormonas femeninas desde 2011; sin embargo, no se había sometido a ninguna cirugía de afirmación de género, como aumento de senos, orquiectomía o vaginoplastia.

Aunque en 2004 la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos emitió una advertencia contra la distribución de domperidona debido a posibles riesgos para la salud, el pediatra del bebé confirmó que se estaba desarrollando de forma saludable con la ayuda de la leche de su madre.

Reisman y Goldstein reconocieron que se requieren mayores investigaciones para determinar si su método para inducir la lactancia se puede lograr sin el uso de domperidona importada de otros países.

“Se requerirá una investigación futura para determinar el régimen de tratamiento óptimo para la lactancia inducida en mujeres transgénero”, señalaron.

Con información de The Independent. Imagen de Parents Magazine.

Compartir: