De acuerdo con datos del registro que realiza la organización civil Fuera del Clóset, una asociación mexiquense LGBT, en el Estado de México las principales agresiones por prejuicios en contra de las personas de la diversidad sexual y de género se hacen en contra de las mujeres transgénero, seguidas de los hombres gays y por último las lesbianas.

No obstante, se puntualizó que en el caso de las mujeres lesbianas la violencia se agudiza, pues existe un patrón reflejado en la crueldad y violencia con la que se efectúan los ataques y las sanciones sociales a las que son sometidas.

Los activistas compartieron que entre 1995 y 2007 se registraron al menos 1 420 asesinatos motivados por odio hacia las personas de la población LGBTTTI. De ese total de casos, la organización estima que 120 fueron cometidos en el Estado de México.

Asimismo, los integrantes de la organización detallaron que, de acuerdo con el seguimiento hecho por ellos mismos, en 2017 y principios de 2018 el Estado de México ocupó el segundo lugar en crímenes de odio en todo el país. Sin embargo, explicaron que, debido a un repunte de transfeminicidios y crímenes de odio, Veracruz, Jalisco, Nuevo León y Ciudad de México tienen actualmente los mayores registros.

Ricardo Flores, integrante de Fuera del Clóset, explicó que los episodios de odio en los que más “saña” se registra son los cometidos en contra de las mujeres lesbianas, ya que en la mayoría de los casos son violadas y torturadas incluso por más de una persona. Este tipo de agresiones contrasta con las cometidas contra hombres homosexuales, quienes en su mayoría reciben ataques con armas blancas o de fuego, pero no son sometidos a tortura o violaciones.

Flores explicó que en ocasiones la familia es participe de este tipo de violencia en contra de las lesbianas, pues la organización ha registrado casos de mujeres que son llevadas a lugares en loos que se practican las llamadas “terapias de conversión”, espacios en los que llegan a ser sometidas a violaciones en grupo con el fin de “cambiar su orientación sexual”.

“Tuvimos el caso con una chica de Ecatepec que nos comentó que fue llevada a un retiro religioso y después había sido llevada con un supuesto especialista de la psicología para tratar de corregirla, pero como tal un crimen de asesinato de mujeres lesbianas no hemos tenido registro hasta ahorita”, explicó.

Según el conteo de la organización, en lo que va de 2018 se ha registrado un decremento en el número de crímenes de odio en la entidad con respecto a las cifras de 2017, pues en dicho año se tenían registrado en promedio dos crímenes de odio por mes, cifra que ha disminuido en lo que va del año.

Con información de El Sol de Toluca. Imagen tomada de El Big Data.

Compartir: