De acuerdo con información de la Consejería Jurídica y Servicios Legales de la Ciudad de México, desde que fue reconocido el matrimonio igualitario en la capital del país, se han realizado más de 9 mil uniones legales llevadas a cabo entre parejas conformadas por personas del mismo sexo.

“Tenemos jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia que reconoce estos derechos, además tuvimos los debates de la constituyente donde todos los partidos abordaron temas como el matrimonio, la adopción de hijos sin importar la orientación sexual y la interrupción legal del embarazo”, señaló Vicente Lopantzi, titular la Consejería Jurídica y Servicios Legales de la Ciudad de México.

Además, Lopantzi informó que desde 2013 a la fecha se han efectuado 17 adopciones por parte de familias encabezadas por parejas del mismo sexo. Nueve adopciones correspondieron a parejas conformadas por dos hombres y ocho a parejas conformadas por parejas de mujeres.

“Para nosotros es fundamental defender el Catálogo de Derechos de la Constitución, porque en la metrópoli no debe existir espacio para la homofobia y la discriminación, en la Ciudad de los Derechos y las Libertades deben imperar los derechos y estos no deben estar sometidos a un momento político ni a prejuicio alguno”, señaló Lopantzi.

El titular de la CJSL recordó que el matrimonio igualitario y la adopción homoparental fueron reconocidos en la Ciudad de México en diciembre de 2009. Además, la Asamblea Constituyente incluyó el reconocimiento del matrimonio igualitario y la protección de las familias LGBTTTI en la Constitución de la ciudad.

Asimismo, se informó que en la Ciudad de México más de 2 mil 959 personas han solicitado la rectificación de su acta de nacimiento por motivo de cambio de identidad de género.

Luego de que la Asamblea Legislativa aprobara en 2015 un proyecto impulsado por activistas transgénero y la sociedad civil organizada sobre la modificación de diferentes artículos del código civil local, las personas transgénero pueden solicitar el cambio de su identidad de género de forma legal y a través de un simple trámite administrativo.

Con anterioridad, las personas trans interesadas en hacer este cambio tenían que recurrir a un proceso judicial largo, costoso, inaccesible y que violaba sus derechos humanos, pues tenían que pasar un largo proceso en “acreditar” que eran transgénero; dicha realidad se sigue viviendo en el resto de los estados en el país.

Con información de Aristegui Noticias.

Compartir: