El general Lázaro Cárdenas, presidente de 1934 a 1940, legalizó las drogas durante el último año de su mandato. Estados Unidos amenazó con retirarle el suministro de medicinas a México y Cárdenas tuvo que dar marcha atrás.

El presidente Lázaro Cárdenas decretó la distribución de heroína y morfina en dispensarios médicos y tratamientos para superar las adicciones. El narcotráfico se desplomó. Pero el gobierno de Estados Unidos se opuso y amenazó con tomar represalias y Cárdenas tuvo que volver a la política prohibicionista y persecutoria que continúa hasta hoy en día.

En 1940 la heroína y la morfina se empezaron a distribuir en dispensarios médicos en el marco de un tratamiento para que los adictos superaran su dependencia y con respecto al consumo de marihuana y cocaína hubo una actitud de despenalización. Esto provocó que el mercado de los narcóticos se desplomara. Pero Estados Unidos se opuso.

En su libro Nuestra historia narcótica (Debate), Froylán Enciso narra los meses de 1940 en que México legalizó la droga.

“Tristemente”, dijo Enciso, “la medida de Cárdenas sólo duró unos meses pues Estados Unidos se opuso. Ellos lo que necesitaban era regular el mercado de drogas, sobre todo la morfina para los frentes de batalla de la segunda guerra mundial. No estuvieron nada de acuerdo con esta política de que los consumidores estuvieran en manos de médicos en lugar de vendedores”.

Estados Unidos amenazó al gobierno de Lázaro Cárdenas con suspender el comercio de medicinas y al mandatario mexicano “no le quedó otra que desistir de esa política, pero dejaron un antecedente que vale mucho la pena analizar. Yo no creo que sea un fracaso, la evidencia es que los narcotraficantes estaban enojadísimos”, afirmó.

La historia de la legalización

México tuvo un periodo de legalización de drogas como la cocaína y la heroína por decreto del presidente Lázaro Cárdenas en 1940, lo cual redujo los índices de violencia y corrupción que genera su prohibición, sostuvo el historiador Froylán Enciso, quien aseguró que esta vía sería una solución a la violencia actual en el país.

En 29 relatos plasmados en su libro Nuestra Historia Narcótica, Enciso explica la manera en que se han concebido, accedido y, en algunos momentos, combatido las drogas desde el siglo XIX.

Durante esta época “la cocaína se vendía en las boticas como remedios para diferentes problemas, como la depresión o anestésico cuando te quitaban una muela, había tónicos también para la tos hechos con opio. Los opiáceos y la cocaína fueron legales y llegaron como milagros farmacéuticos”, indicó el autor.

 

¿Qué drogas se legalizaron? Cárdenas aprobó un decreto el 17 febrero de 1940. La política consistió en que el gobierno distribuyera dosis de morfina, marihuana y heroína a los que necesitaban la dosis por problemas de adicción en dispensarios médicos atendidos por especialistas. Abrieron un dispensario en la colonia Juárez, por ejemplo, y ahí los médicos cobraban la dosis como al precio de producción.

 
Compartir: