Compartir:
Olga Rosario Avendaño

La historia se repite, 32 años han pasado del sismo de 1985 cuando mujeres trabajadoras de una fábrica textil se quedaron atrapadas en su centro de trabajo; otra vez ellas, ahora se trata de una fábrica que se ubicaba en la colonia Obrera de la ciudad de México. 

En ese lugar, la resistencia feminista ha sido fundamental para que se detenga a la maquinaria pesada que pretende levantar escombros a pesar de que dentro de éstos aún hay mujeres vivas.

En el edificio de seis pisos se maquilaba ropa para marcas de prestigio de este país y ahora el dueño de ésta “no aparece” dijo Patricia Barragán una de las integrantes de la Brigada Feminista de la ciudad de México.

Explicó que en las próximas horas solicitará a la Secretaría del Trabajo el estado de la situación de esta fábrica, para saber cuántas mujeres trabajaban en esta fábrica, cuál era su estatus migratorio de cada una y sobre todo, quiénes son los dueños para que se responda por las trabajadoras.

La Brigada Feminista se instaló en el estacionamiento de un centro comercial que se ubica sobre la calle de Bolívar, ahí ellas brindarán primeros auxilios psicológicos, ayuda legal y orientación para que se respeten los derechos humanos de cada una de las trabajadoras de esta fábrica textil.

Mar Cruz llegó a este sitio desde las primeras horas del miércoles y el objetivo es aplicar “la resistencia feminista, para que la maquinaria pesada no entre a remover escombros, ya que aún hay mujeres vivas”.

Con ruido de fondo de las brigadas de rescate y estampas de las maquinarias pesadas a la espera de la orden para entrar, Mar, acompañada de otras feministas menciona “no vamos a permitir que demuelan nada hasta que salga la última mujer sobreviviente, así sea migrante o mexicana, quien sea”.

En entrevista, Mar menciona que quienes dirigen las labores de rescate no les han permitido a las mujeres que entren a colaborar, “sólo dejan entrar a hombres, pero si tu entras, ellos están sentados en las banquetas, también ya están cansados, algunos están dormidos; entonces deberían ir asignando turnos de cuatro horas” con la finalidad de trabajar con toda la capacidad humana.

Sin embargo, dada la resistencia que han puesto, la madrugada de este jueves lograron entrar 20 mujeres feministas a las labores de rescate. Este jueves las integrantes de esta Brigada pernoctarán en el lugar, pues les han dicho que por la noche pretenden meter la maquinaria pesada.

SEM/oa/lr

Compartir: