María Guadalupe Hernández Flores era una maestra, feminista, integrante de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y activista a favor de los derechos humanos de las mujeres y de las personas LGBT que fue reportada como desaparecida el pasado 11 de marzo.

Kleo, nombre con el que era conocida en el ámbito del activismo, fue encontrada sin vida esta semana. Su cuerpo, el cual tenía signos de tortura, fue hallado en un predio de la comunidad Arroyo del Durazno, en el municipio de Coroneo, Guanajuato.

La activista, de 37 años de edad, fue vista con vida por última vez el 11 de marzo cuando abordaba un autobús para iniciar un viaje.

Su desaparición movilizó a amigos y familiares para iniciar su búsqueda y pedir ayuda en las redes sociales para localizarla. Luego de que el automóvil en el que se transportaba apareció baleado, según reportó el portal Zona Franca MX, el movimiento a favor de su localización incrementó.

La mujer fue encontrada el pasado 20 de marzo por una pareja que paseaba en compañía de su perro, el cual se acercó al predio para rascar el suelo y descubrir parte de su cuerpo. La pareja notificó a la policía, la cual en su momento no pudo identificar a María Guadalupe.

Fue hasta el viernes 23 de marzo que los familiares de la activista reconocieron el cuerpo en las instalaciones del Servicio Médico Forense en Guanajuato. Hasta el momento las autoridades no han dado a conocer alguna línea de investigación sobre el móvil de su asesinato o quiénes lo perpetraron.

“En diferentes marchas feministas y contra la LGBTfobia juntas gritamos y cantamos consignas… Kleo desde su trinchera luchó por la visibilidad de las lesbianas, por un mundo más justo y digno para nosotras. El patriarcado está en todos lados, nos quiere aniquilar, la mejor arma que tenemos para luchar es seguir organizándonos con otras, amarnos, crear comunidad”, señaló la Tortillería Queretana, una organización de mujeres lesbianas de Querétaro.

“Nos pronunciamos para sumarnos y expresarnos desde la profunda rabia, indignación y preocupación, por el asesinato de la compañera Kleo: lesbiana y luchadora social”, señaló la organización civil Lunas Lesbofeministas.

Además agrega: “Si bien, cada uno de los feminicidios de este país nos impulsa a seguir exigiendo justicia, el que haya sido una compañera, nos reafirma que la militancia lesbofeminista es necesaria para seguir insistiendo en la construcción de nuestra munda que es desde, por, para y entre nosotras, así como de la eliminación del heteropatriarcado que sigue asesinándonos de todas las formas posibles”.

Compartir: