Compartir:

¡Alto a la política anticientífica de Trump y de las empresas petroleras!

El actual gobierno estadounidense, encabezado por el magnate Donald Trump, ha anunciado recortes al presupuesto destinado a la investigación, excepto en lo que se refiere a la investigación con fines militares. El caso más alarmante es el del presupuesto planeado para la Agencia de Protección Ambiental (más conocida como EPA, por sus siglas en inglés), que está siendo amenazada con el recorte de más de una tercera parte de su presupuesto.

Estos recortes han sido instigados por las grandes empresas petroleras y gaseras a nivel internacional, quienes ven sus intereses amenazados por la innegable evidencia del calentamiento global. Nuestro extraordinario, hermoso y amado planeta (cualquier adjetivo se queda muy corto), Tierra, está siendo dañado por la cada vez más intensa utilización de combustibles tales como el petróleo, el carbón, y el gas natural; sin embargo, las empresas que se benefician de la explotación y la comercialización irracionales de estos recursos naturales han gastado cantidades exorbitantes de dinero en montar una campaña que tiene como objetivo sembrar confusión sobre la importancia del calentamiento global.

Las utilidades –es decir, las ganancias– de las empresas petroleras y automotriz han cobrado mayor importancia que la sobrevivencia de las especies vivientes sobre la faz de la Tierra. Para pruebas de lo anterior, basta mencionar que Donald Trump nombró como Secretario de Estado a un ex director general de Exxon, la empresa petrolera más grande del mundo. Esencialmente, Trump y sus corifeos intentan poner una mordaza a las investigaciones sobre el cambio climático.

Como respuesta a la política anticientífica de Trump y de las grandes corporaciones petroleras y gaseras, investigadores de una gran cantidad de instituciones científicas de Estados Unidos, convocaron a una protesta denominada Marcha por la ciencia, programada el 22 de abril (fecha en que se conmemora el día de Tierra). La ciudad de Washington, será el epicentro de dicha protesta, sin embargo, en muchas otras ciudades estadounidenses también se realizará dicha marcha. Cabe señalar que, el ejemplo puesto por los científicos estadounidenses ha sido retomado por científicos de prácticamente todo el mundo, de manera que el día 22, insólitamente, como nunca antes ha sucedido, los científicos tomarán las calles de las principales ciudades del mundo como rechazó a las políticas de reducción del presupuesto para investigación sobre el clima y medio ambiente.

La Liga de Unidad Socialista (LUS), organización que no acepta dádivas ni subsidios más allá de las que aportan sus miembros, se une al llamado de aquellas personas que día a día laboran por proveer una base de conocimientos sólidamente fundamentados para la toma de decisiones y la elaboración de una política que garantice la continuidad y variedad de plantas, animales y culturas humanas en nuestro planeta. La sed de ganancia de las empresas capitalistas se torna cada día más en el enemigo más importante no sólo de la existencia humana, sino de la vida misma.

¡Todos a participar en la gran marcha por la ciencia!
¡Por un mayor presupuesto para investigación científica!

Liga de Unidad Socialista, abril del 2017

Compartir: